Ir al contenido
Información > Deportes y juegos

No juzgues un libro por su portada: Los adolescentes expertos en tecnología siguen siendo fans de los libros impresos

3 minutos de lectura | Diciembre de 2014

Con la rápida evolución de la tecnología actual y la presencia constante de las redes sociales que cambian la forma en que los consumidores se conectan con la palabra escrita, no debería sorprender que los adolescentes de hoy encuentren y consuman contenidos de forma diferente a las generaciones anteriores. Sin embargo, aunque solemos asociar a estos jóvenes consumidores con la adopción temprana de nuevas tecnologías y plataformas de contenidos digitales, los hábitos de lectura de los jóvenes de 13 a 17 años son una mezcla de lo antiguo y lo nuevo.

A pesar de la reputación de expertos en tecnología de los adolescentes, este grupo sigue estando por detrás de los adultos en lo que respecta a la lectura de libros electrónicos, incluso con el crecimiento digital del género de jóvenes adultos en relación con el mercado total de libros electrónicos. Mientras que el 20% de los adolescentes compran libros electrónicos, el 25% de los de 30 a 44 años y el 23% de los de 18 a 29 años compran copias digitales. Mientras que los lectores más jóvenes están abiertos a los libros electrónicos como formato, los adolescentes siguen expresando una preferencia por la impresión que puede parecer contraria a sus conocimientos digitales.

Varios factores pueden influir en la tendencia de los adolescentes hacia las publicaciones impresas. La preferencia de los padres por las publicaciones impresas podría tener un efecto o la falta de tarjetas de crédito de los adolescentes para las compras en línea. Pero otra explicación puede ser la inclinación de los adolescentes a tomar prestados y compartir libros en lugar de comprarlos, lo que es más fácil de hacer en formato impreso. Más de la mitad de los adolescentes siguen buscando libros en las bibliotecas o en las estanterías de las librerías. Y la búsqueda en las tiendas está más o menos al mismo nivel que la búsqueda en Internet para este grupo.

Aunque los adolescentes prefieran la lectura de libros impresos tradicionales, su camino hacia el descubrimiento depende más del boca a boca, y para los adolescentes conectados de hoy en día, esto significa a menudo las redes sociales. Los jóvenes lectores están muy influenciados por lo que leen sus compañeros y por lo que han leído antes. Los adolescentes, especialmente las chicas, son más sociales en cuanto a su lectura en comparación con las generaciones anteriores, ya que el 45% de los adolescentes están al menos moderadamente influenciados por las referencias a los libros en sitios de redes sociales como Facebook y Twitter. Y un 45% de los adolescentes están al menos moderadamente influenciados por los sitios web orientados a los adolescentes que contienen reseñas y entrevistas a los autores.

Las series se benefician especialmente del efecto de arrastre que pueden crear las redes sociales. La mayor fuente de influencia para los lectores adolescentes es disfrutar de los libros anteriores de un autor. Por eso, aunque los autores y las editoriales tienen dificultades para enganchar a un lector adolescente la primera vez, es probable que les resulte más fácil conseguir que se quede con ese autor.

Aunque muchos adolescentes siguen prefiriendo los libros impresos, estos jóvenes lectores tienen preocupados a los editores, ya que el nivel de lectura de los adolescentes por placer ha disminuido en los últimos años. Además de la competencia de otros medios y dispositivos, como los teléfonos inteligentes y los sistemas de juego, la industria también ha achacado el descenso a la falta de novelas juveniles de gran éxito reciente, como las series de Crepúsculo, Harry Potter y Los Juegos del Hambre. Sin embargo, los editores deseosos de promover la literatura juvenil podrían hacer bien en mirar más allá de los lectores jóvenes: En lo que va de 2014, los consumidores estadounidenses mayores de 18 años compran casi el 80% de los libros para jóvenes adultos, tanto impresos como digitales.

Para obtener más información sobre los jóvenes lectores, únase a Nielsen en su Cumbre del Libro Infantil el 12 de diciembre de 2014 en Nueva York.

Metodología

En este artículo se incluyen datos de la encuesta Books and Consumers U.S. Survey de Nielsen, una encuesta mensual en línea de 6.000 compradores de libros seleccionados de una muestra representativa a nivel nacional por edad, género y ubicación que representa aproximadamente 180.000 compras de libros al año, y Understanding the Children's Book Consumer in the Digital Age de Nielsen, una muestra de 3.000 compradores de libros para niños de la encuesta Books and Consumer Survey (incluidos padres y adolescentes), realizada entre otoño de 2011 y otoño de 2014. Las encuestas se realizaron únicamente en inglés. Las ventas de libros se obtuvieron de Nielsen BookScan, que mide los datos de ventas de EPOS suministrados por los minoristas en 10 países de todo el mundo.

Contenido relacionado