Ir al contenido
Información > Mercados y finanzas

El seguro: Cambiar o no cambiar

2 minutos de lectura | Septiembre de 2014

Aunque algunas cosas mejoran con la edad, otras pueden ser víctimas de la falta de atención con el tiempo. Ya sea por falta de tiempo o simplemente porque no nos interesa mucho el tema, los seguros suelen caer en el cajón de "ya me ocuparé de ellos más tarde" en lugar de ocupar el primer lugar en nuestras listas de "cosas por hacer".

Pero, ¿por qué los consumidores adoptan una actitud tan pasiva cuando se trata de protegerse a sí mismos, a sus pertenencias y a sus seres queridos? Según los resultados de un reciente estudio de Nielsen, los consumidores estadounidenses no son realmente indiferentes a los seguros, sino que son propensos a tomar sus decisiones y vivir con ellas, sobre todo a medida que envejecen.

Comparativamente, cambiar de compañía de seguros es bastante habitual entre los conductores jóvenes, de 39 años o menos. Y además de ser quisquillosos, los resultados del reciente informe sugieren que son más difíciles de complacer que los consumidores de más edad. En concreto, son los más propensos a cambiar de aseguradora en los últimos tres años y los que menos se declaran satisfechos. También son los menos propensos a recomendar su aseguradora a un amigo.

Aunque es probable que el precio sea una de las razones de este comportamiento, los resultados del estudio indican otros dos factores que pueden ser aún más influyentes: las características de la póliza y el servicio al cliente.

En conjunto, la mayoría de las puntuaciones de satisfacción son similares en todos los grupos de edad. Sin embargo, existen sutiles diferencias dentro de los grupos de edad, diferencias que suponen una oportunidad para las aseguradoras que buscan comprometerse mejor con los consumidores que buscan algo nuevo. Por ejemplo, la mitad de los encuestados de 39 años o menos declararon estar "extremadamente satisfechos" con el servicio de atención al cliente, mientras que el 56% de las personas de 40 a 64 años y el 67% de los consumidores de 65 años o más declararon estar "extremadamente satisfechos".

Estas diferencias pueden no parecer extremas, pero las sutiles diferencias indican cómo ven los seguros los consumidores más jóvenes y los mayores. Mientras que los consumidores de más edad tienen más experiencia como asegurados y saben qué esperar de sus aseguradoras, los más jóvenes pueden necesitar más orientación y explicaciones sobre las condiciones de su cobertura, orientación que parecen desear.

Y los resultados de encuestas anteriores vuelven a poner de relieve la conexión y el vínculo personal que ciertos grupos demográficos buscan en su vida diaria. Los millennials, en particular, quieren sentir que tienen una relación personal y directa con las marcas con las que interactúan y, a cambio, defenderán y respaldarán la marca. La tarea de las compañías de seguros en ese frente depende de la tecnología y el conocimiento de las redes sociales, canales que deben dominar si quieren tener éxito con este gran grupo demográfico que constituye el 24% de la población estadounidense.

Para obtener más detalles y conocimientos, descargue el informe Nielsen's 2014 Consumer Insurance Sentiments.

METODOLOGÍA

Nielsen Insurance Track es una encuesta que se lleva a cabo cada dos años y que recoge datos a nivel de consumidor sobre los comportamientos relacionados con los seguros de automóvil, vivienda, vida y otros tipos de cobertura. Participan aproximadamente 35.000 encuestados, muestreados para ser representativos a nivel nacional.