Ir al contenido
Información > Audiencias

Las mujeres asiático-americanas influyen en las tendencias de compra y belleza

4 minutos de lectura | Mayo de 2017

Las poblaciones multiculturales de Estados Unidos siguen creciendo, y aunque los de ascendencia asiática y de las islas del Pacífico (colectivamente, asiático-americanos) son el grupo racial más pequeño del país, son los que están creciendo más rápidamente. Como resultado, las influencias asiático-americanas están teniendo un impacto profundo y reconocible en la cultura general del país. A la cabeza de esta influencia están las mujeres asiático-americanas. 

Digitally Fluent with an Intercultural Mindset, el quinto informe de Nielsen sobre los consumidores asiático-americanos en su serie Diverse Intelligence, detalla el rápido crecimiento y la expansión del poder de la población femenina asiático-americana. Y una de las tendencias exploradas en el informe en la que las mujeres asiático-americanas están liderando el camino es la salud y el bienestar.

Las mujeres asiático-americanas se preocupan por cómo se cuidan, por dentro y por fuera. El 81% de las mujeres estadounidenses de origen asiático están de acuerdo en que siempre buscan nuevas formas de llevar un estilo de vida más saludable, un 3% más que las mujeres blancas no hispanas. Como resultado, se centran en la salud y el bienestar tanto en los supermercados como en los pasillos de belleza.

LO MEJOR ES LO FRESCO Y LOS PRODUCTOS DE INSPIRACIÓN ASIÁTICA SON LA CORRIENTE PRINCIPAL

Cuando están en la tienda de comestibles, las mujeres asiático-americanas suelen buscar artículos que se ajusten a sus preferencias de estilo de vida saludable. El 50% afirma comer regularmente alimentos orgánicos, un 27% más que las mujeres blancas no hispanas. Como prueba adicional del deseo de comer sano, los hogares asiático-americanos gastan de media un 16% más de dólares en la sección de productos frescos en comparación con los hogares blancos no hispanos. Y compran y gastan más en artículos como kiwi fresco, champiñones, espinacas y brotes.

Los productos alimenticios asiáticos, que antes sólo se encontraban en tiendas especializadas en Asia, están cada vez más presentes en los principales pasillos de los supermercados. La influencia asiática en la corriente principal de EE.UU. es evidente, ya que algunos productos inspirados en los sabores asiáticos son más populares entre quienes no son de origen asiático. Por ejemplo, el 44% de los hogares blancos no hispanos compran platos congelados de inspiración asiática, en comparación con el 34% de los hogares asiático-americanos. Además, el 44% de los hogares blancos no hispanos compran fideos secos y albóndigas, en comparación con el 39% de los hogares asiático-americanos. Otros artículos de inspiración asiática que los hogares blancos no hispanos compran más son: mezclas de arroz, arroz instantáneo y chow mein. Se espera que esta tendencia continúe a medida que otras razas y etnias de Estados Unidos desarrollen gustos más exigentes y la población del país siga siendo más multicultural.

EL FENÓMENO K-BEAUTY

Otra tendencia que se está haciendo popular en Estados Unidos son los productos de K-beauty. K-beauty es un término abreviado para referirse a los productos surcoreanos para el cuidado de la piel, el maquillaje y el baño/cuerpo, así como a los regímenes de cuidado de la piel de autor, que a menudo incorporan hasta 10 o más pasos.

Las mujeres asiáticas y su uso de las redes sociales (como YouTube) y otras plataformas digitales (blogs) han contribuido a la rápida adaptación de la belleza coreana en Estados Unidos. El revuelo en torno a la K-beauty hizo que estos productos estuvieran disponibles en las estanterías de las grandes superficies, farmacias y tiendas de belleza más populares. Ahora, estos productos cuentan con fieles de todas las edades, razas y etnias. Este cruce de consumidores ha contribuido a que Corea del Sur se convierta, con 2.400 millones de dólares, en el cuarto mayor exportador de productos de belleza del mundo en 2015 (Fuente: The World Factbook Central Intelligence Agency, 2016).

EL YOGA VIAJA AL OESTE

El yoga como ejercicio se popularizó en la década de 1980 en Estados Unidos; sin embargo, se remonta a principios del siglo XX, llegando desde la cultura india de Asia oriental. En la actualidad, más de 36 millones de personas practican el yoga, que ahora es una industria de 16.000 millones de dólares (Fuente: 2016 Yoga in America Study, Yoga Journal and Yoga Alliance). Con equipos de diseño, esterillas, toallas y eventos, el yoga suele llegar a un público acaudalado con altos ingresos disponibles y poder adquisitivo. Más de la mitad de las mujeres americanas de origen asiático (56%) practican yoga, cifra superior a la de las mujeres blancas no hispanas.

Otros aspectos destacados del informe son:

  • El 76% de las mujeres estadounidenses de origen asiático pagarán por una marca en la que confíen, aunque sea ligeramente más cara.
  • El 54% de las mujeres estadounidenses de origen asiático han viajado fuera de Estados Unidos en los últimos tres años, lo que supone un 67% más que las mujeres blancas no hispanas.
  • Las mujeres asiáticas americanas poseen más ordenadores, tabletas y consolas de videojuegos que la población total.

Para más información, descargue el informe de Nielsen Digitally Fluent with an Intercultural Mindset.

es