Perspectivas

La belleza confinada
Artículo

La belleza confinada

La expansión del COVID-19 ha trastocado la vida de todos los españoles. El confinamiento nos ha cambiado el ritmo de vida completamente. De salir cada día de casa para ir al trabajo o a clase, hemos pasado a levantarnos de la cama, encender el portátil y ponernos a teletrabajar o tele-estudiar. Y eso quienes tienen aún esa suerte.

Así, la rutina ha cambiado completamente y ahora la única salid del día que podemos hacer es la del supermercado o a la farmacia. Por tanto, ¿para qué arreglarse? Eso es lo que piensan muchos, que, desoyendo los consejos de psicólogos y especialistas animando a la gente a vestirse y acicalarse como si fueran a salir, pasan sus días en ropa de andar por casa.

Por tanto, ¿en qué plano queda la belleza y el cuidado personal? Las tendencias de consumo a raíz del confinamiento nos muestran que los españoles se preocupan por su higiene y no por su estética. Es momento de sentirse limpio más que de sentirse guapo.

De este modo, las ventas de jabones de manos o guantes se han disparado en estas semanas, con crecimientos del 242% y del 193%, respectivamente. También queremos que nuestra casa esté libre de contagios, por lo que la compra de lejías y desinfectantes crece a un ritmo de casi un 60%.

Evolution of Total Hygiene

Y a todo ello se añade el factor tiempo. Hay más tiempo libre para llevar a cabo esas limpiezas profundas en los hogares que muchas veces se posponen por falta de tiempo (y de ganas). Es más, a muchas personas les ha entrado el ‘síndrome del nido’ y no paran de ordenar y limpiar.

¿Y la belleza?

En cambio, la belleza con la cuarentena ha quedado en un segundo plano. Las ventas de estos productos en conjunto caen un 4,6%, sobre todo el maquillaje, pero también los productos solares.

Precisamente, si nos detenemos en el maquillaje, hay un dato muy curioso, el de los pintalabios. Si tiempos de crisis sus ventas siempre aumentan al ser el único ‘capricho’ que el consumidor se da en medio de una depresión económica, en esta cuarentena cede un 22% en ventas, por lo que no se cumple esta máxima vista en otros momentos difíciles.

Pero, el hecho de que no queramos llevar hecha la raya del ojo no quiere decir que nuestro pelo tenga que vivir un constante mal día. Así, debido al cierre de las peluquerías por el Estado de Alarma, se ha producido un trasvase de consumo al hogar, de tal modo que productos como la coloración capilar han aumentado sus ventas en más de un 40%.

Evolution of Beauty Categories

Por tanto, vemos cómo el confinamiento ha dejado en suspenso las rutinas de belleza y, aunque no paramos de tener videollamadas y sacarnos ‘selfies indoor’, lo cierto es que el sentirse bien no lo estamos ligando a la estética, sino a la higiene particular y de nuestro hogar. Hoy Los Inhumanos cantarían “me duele la cara de estar tan limpio”.

Ante estos momentos donde las circunstancias están haciendo cambiar hábitos y momentos de consumo, los fabricantes han de reaccionar rápido para buscar oportunidades de crecimiento en aquellos ejes de crecimiento, como productos que se trasladan al hogar.  Y por supuesto dentro del mundo de la higiene enfatizando el concepto salud,  y en el de la belleza en la búsqueda de canales alternativos como el canal online.