Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

En las corrientes: El cambiante panorama de la escucha

2 minutos de lectura | Noviembre de 2014

1989, de Taylor Swift, ha encabezado las listas de álbumes de Estados Unidos por tercera semana consecutiva, con más de 1,9 millones de discos vendidos hasta la fecha. Pero las ventas siguen siendo sólo una parte de la historia. On-demand los servicios de streaming siguen dominando las noticias tras la retirada de la música de Swift de Spotify. No sólo hay otros artistas, managers y otros, sino que YouTube también se ha unido a la lucha, lanzando su propio servicio premium on-demand tan esperado.

Anteriormente, investigamos lo que los aficionados a la música dicen que hacen cuando no encuentran la música que quieren escuchar en su servicio de streaming. Las respuestas dependen del tipo de consumidor de música. Dependiendo de la edad y el poder adquisitivo, los fans pueden comprar música, pueden intentar conseguirla gratis en otro sitio o pueden simplemente esperar.

Si se observan los datos de Music Connect de Nielsen, queda claro dónde estaban los fans de Taylor Swift la semana que terminó el 9 de noviembre: YouTube/Vevo. La actividad de streaming de vídeo de Swift se duplicó de una semana a otra y las visualizaciones de su vídeo "Shake It Off", el primer single de 1989, aumentaron más del 120%. La actividad de YouTube incluye tanto sus vídeos oficiales como el contenido generado por los usuarios, aunque el equipo de Swift ha estado eliminando activamente los vídeos no autorizados del servicio. Sus transmisiones de vídeo aumentaron otro 72% la semana pasada, hasta el 16 de noviembre, con el lanzamiento de su último vídeo "Blank Space". Estas cifras ofrecen una imagen fascinante de cuántos de sus fans escuchan música.

El streaming en general está en auge. Casi el 80% de la población afirma haber escuchado música online en el último año. La semana que terminó el 9 de noviembre de 2014 marcó la primera vez desde que Nielsen empezó a hacer el seguimiento del streaming en 2004 que el total de transmisiones superó los 4.000 millones en una semana. De estas transmisiones que han batido el récord, 3.900 millones fueron de on-demand y 1.845 millones de transmisiones de audio, lo que la convierte en la segunda semana con más transmisiones de audio de la historia. La semana también fue un récord para el vídeo, con más de 2.000 millones de streams de vídeo. Sin embargo, este aumento del vídeo no refleja que un artista haya retirado sus contenidos de un servicio concreto, sino un cambio general en la forma en que los oyentes consumen la música hoy en día.