Ir al contenido
Información > Medios de comunicación

La confianza de los canadienses en la publicidad digital aún tiene un largo camino por recorrer

3 minutos de lectura | Marzo 2016

Es algo natural que los consumidores sean escépticos con respecto a la publicidad, pero cuando se trata de publicidad pagada en medios tradicionales y digitales, los canadienses tienen un nivel de desconfianza mayor que sus homólogos estadounidenses. De hecho, los encuestados canadienses en la última encuesta de Nielsen sobre la confianza en la publicidad se encuentran entre los que menos confían en los anuncios de pago a nivel mundial.

Como se comentó en un reciente evento de la Asociación de Anunciantes Canadienses/Nielsen Media Canada en Toronto, los canadienses son los que más confían en las formas de publicidad independientes o imparciales, y consideran que las recomendaciones personales son la fuente de información más fiable. De hecho, el 81% de los encuestados afirma que confía totalmente o en parte en lo que le dicen sus conocidos. Junto con el contenido editorial de los periódicos o las opiniones de los consumidores publicadas en Internet, los encuestados de todo el mundo, no sólo de Canadá, ven estas formas de publicidad no remuneradas con poco cinismo.

Por término medio, el 70% de los encuestados canadienses dicen confiar en estas formas de medios ganados, en comparación con el 51% de la publicidad pagada en medios tradicionales y sólo el 31% de la publicidad digital. A pesar de la continua proliferación de puntos de contacto con los medios de comunicación y la ubicuidad de la publicidad de pago, muchas de las nuevas formas de publicidad digital no inspiran la misma confianza entre los espectadores que los medios tradicionales, más conocidos. Aunque la confianza general en la publicidad de la televisión, la radio y las revistas en Canadá es menor que en otros lugares del mundo, la mayoría de los encuestados canadienses siguen confiando en estos medios.

Del mismo modo, y sin duda influenciados por esta falta de confianza, los canadienses también son menos propensos a realizar acciones basadas en los anuncios que ven. Aunque este es el caso de todas las formas de publicidad, incluidos los medios propios y los ganados, los niveles son especialmente bajos en las formas de publicidad de pago. De hecho, menos de uno de cada tres encuestados canadienses afirma que actuará como resultado de ver un anuncio digital. La televisión es uno de los pocos medios en los que los encuestados canadienses afirman un mayor grado de acción (57%) que de confianza (54%).

Tres de cada cinco encuestados canadienses confían en los mensajes de correo electrónico de los anunciantes a los que se han suscrito explícitamente (60%). Pero el hecho de inscribirse en el boletín electrónico de un anunciante no garantiza que los destinatarios confíen en el mensaje. De hecho, una parte importante (40%), por el contrario, confía menos en los contenidos que invita a su bandeja de entrada. Aun así, es más probable que los canadienses actúen gracias al correo electrónico de un anunciante que a todas las demás formas de publicidad, excepto el boca a boca.

La confianza y la acción entre los canadienses son particularmente bajas para los anuncios en línea, los anuncios móviles e incluso los anuncios en las redes sociales. Sin embargo, dado que los consumidores dependen cada vez más de los dispositivos móviles, los anunciantes necesitan estar conectados con sus clientes potenciales en tiempo real, con la capacidad de hacer llegar sus mensajes directamente a las manos de los consumidores, y que estos tengan una resonancia significativa.

Sin embargo, la confianza en la publicidad digital está aumentando. Al examinar los datos de 2007, cuando la publicidad digital era posiblemente menos sofisticada, vemos que el sentimiento general hacia la publicidad digital ha mejorado, en particular con respecto a los anuncios de texto en los teléfonos móviles, donde los niveles de confianza aumentaron del 18% al 27%. En este sentido, el sector debería creer que, con una mejor orientación, una mayor relevancia y una mayor personalización, la confianza seguirá mejorando entre un público canadiense todavía receloso.

SOBRE LA ENCUESTA MUNDIAL DE NIELSEN

La Encuesta Global de Confianza en la Publicidad de Nielsen se realizó entre el 23 de febrero de 2015 y el 13 de marzo de 2015, y encuestó a más de 30.000 consumidores en 60 países de Asia-Pacífico, Europa, América Latina, Oriente Medio, África y América del Norte. La muestra incluye a los usuarios de Internet que aceptaron participar en esta encuesta y tiene cuotas basadas en la edad y el sexo para cada país. Está ponderada para ser representativa de los consumidores de Internet por países. Dado que la muestra se basa en los que aceptaron participar, no se puede calcular el error de muestreo teórico. Sin embargo, una muestra probabilística de tamaño equivalente tendría un margen de error de ±0,6% a nivel global. Esta encuesta de Nielsen se basa únicamente en el comportamiento de los encuestados con acceso a Internet. Los índices de penetración de Internet varían según el país. Nielsen utiliza un estándar de información mínimo del 60% de penetración de Internet o una población en línea de 10 millones para la inclusión en la encuesta. La Encuesta Global de Nielsen, que incluye el Índice Global de Confianza del Consumidor, se creó en 2005.